EL SILLÓN AZUL

Cuando el 2 de mayo de 2018 presentábamos nuestro primer proyecto os hacíamos esta pregunta: ¿Quién no ha tenido un hijo, hermano, sobrino, amigo o nieto hospitalizado durante un tiempo? Hoy os volvemos a lanzar la misma pregunta para entender nuestro segundo proyecto. EL SILLÓN AZUL nace como un nuevo RETO de la Fundación El Gancho Infantil.

Acompañar a un familiar durante la noche en un hospital suele ser duro, pero si la hospitalización se alarga, las familias sufren de forma más acentuada las consecuencias físicas y psicológicas que suponen el cuidado y acompañamiento. Sin duda esta situación es mucho más grave al enfrentarnos a la hospitalización de un menor.

Cuando se trata de un niño, el acompañamiento debe ser continuo (independientemente de la gravedad del enfermo). Además, esta tarea suele recaer casi exclusivamente en una o dos personas (generalmente los padres), dadas la especial necesidad de seguridad y afecto que conlleva esta etapa de la vida.

Muchas familias se han visto obligadas a convertir durante un tiempo el hospital en su hogar, día y NOCHE, por eso los cuidadores también sufren las consecuencias de la rutina hospitalaria. Y si los padres no descansan… la fortaleza con la que deben afrontar el día a día se hace un poquito más difícil.

Aunque las posibilidades de conciliar el sueño en un hospital serán siempre limitadas, una cama ofrece sin duda la posibilidad de reposar en una postura cómoda, lo que ayuda al descanso.

Por esta razón nos hemos marcado como objetivo retirar las actuales butacas de las áreas de pediatría de Andalucía y sustituirlas por EL SILLÓN AZUL, un sillón-cama que permite mejorar el tiempo de descanso de los acompañantes de los menores. 802 sillones-cama para 29 hospitales de Andalucía con un coste inicial de 431.051,04 euros.

Colaboración con el Servicio Andaluz de Salud (SAS)

Según datos publicados por el propio Servicio Andaluz de Salud, cada año los hospitales públicos andaluces registran más de 40.000 ingresos de menores, alcanzando más de 200.000 estancias hospitalarias pediátricas, con una media de 5,23 días. Estos menores están permanentemente acompañados por sus familiares más cercarnos… La atención a las necesidades de estas personas cuidadoras repercutirá directamente en la calidad de los cuidados a los niños y niñas, a la vez que protegen su propia salud y bienestar.

Desde la FUNDACIÓN EL GANCHO INFANTIL pensamos que los RETOS que planteamos a la sociedad deben abordarse de forma conjunta por todos los actores implicados. Por ello, este proyecto se formaliza a través de un Protocolo de actuación con la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía y un Convenio específico con el Servicio Andaluz de Salud, con el que hemos trabajado intensamente en la identificación de las necesidades de todos los hospitales infantiles de Andalucía.

Este RETO no es algo nuevo para la Administración, que concienciada hace tiempo de la importancia del descanso de los acompañantes, está adquiriendo este tipo de mobiliario cuando se trata de nuevas instalaciones, cuando había que renovar material o gracias a diversas iniciativas. Por eso, todos estamos convencidos de que esta mejora es importante, y también que de no intervenir pueden pasar años hasta que sean sustituidas. ¡Esto tenemos que cambiarlo!

Aún queda mucho por hacer para sustituir todas las butacas de hospital, exactamente 832 para conseguir que las noches sean menos duras en las habitaciones y UCIS de pediatría de los hospitales andaluces.