Sí, sí, no nos hemos vuelto locos en la Fundación… o no del todo… Es que no hay otra forma de llamar a empresas tan solidarias como Avantya, a través de su empleado Curro Vázquez, quien cada semana está en La Azotea Azul desinteresadamente para coordinar la seguridad y salud de la obra.

Un gracias infinito por vuestra increíble generosidad y entrega porque gracias a vosotros, nuestra querida Azotea Azul será una realidad construida sobre los mejores cimientos existentes: vuestros Valores, vuestra profesionalidad y vuestra gigantesca Calidad Humana.

Gracias especialmente a Curro, por su profesionalidad, por el respeto y cariño que nos traslada a todos los que estamos allí y por esa impecable coordinación ¡¡que más quisieran todas las obras de Sevilla!! ¡GRACIAS!

¿Cómo no emocionarse ante todo esto? ¡Cuántas sorpresas nos trae esta azotea solidaria!